¿Cómo reducir el costo de las facturas de servicios en la vivienda?

A día de hoy es posible reducir los gastos eléctricos en la vivienda si los usuarios se lo proponen. Gracias a los avances de la revolución tecnológica, la actualidad se llena de un abanico de opciones que se adaptan a las necesidades de cualquier hogar. En este sentido, con tal de garantizar la eficiencia energética, es importante tener en cuenta las siguientes recomendaciones para ahorrar en la factura del mes.

 

  • Súmate a la tarifa de discriminación horaria

Si la vivienda va a estar vacía durante el día, una de las maneras más eficientes de ahorrar en electricidad supone la de pasarse a la tarifa de discriminación horaria, en la que los usuarios disponen de una cierta franja del día, que suele ser por la noche (entre las 22 y las 12 horas), con el precio por kilovatio (kW) más económico. Este cambio tan pequeño puede establecer un ahorro de 80 euros al año en las facturas de la luz.

  • Apuesta por una ventilación lo más natural posible

Los sistemas de climatización como el aire acondicionado pueden provocar una subida en la tarifa de electricidad del 30%, por lo que se recomienda emplear sistemas que no generen tanta huella de carbono al planeta y, en consecuencia, contribuyan al ahorro energético.

En este sentido, conviene recurrir a la ventilación natural para reducir gastos, sobre todo por la noche. Durante los días más calurosos, sobre todo en verano, los ventiladores de techo o de pie ofrecen una sensación térmica más moderada que los aires y, sobre todo, abaratan la factura. Además, aportan beneficios más saludables al equilibrar la temperatura del exterior y el interior sin sobresaltos.

Otra de las medidas para ahorrar en el recurso que mayor gasto genera en el total de las facturas eléctricas del mes, la calefacción, puede ser la instalación de un aislamiento térmico en las paredes de la casa. Este aparato atrapa el calor en invierno y el frío en verano para que el usuario deje de depender por completo de los sistemas de climatización y apueste por un equipo que enfría y calienta de manera natural la casa.

 

  • Revisa la potencia eléctrica contratada

Es importante que la potencia eléctrica se adapte al consumo energético que se establece en la casa. De normal los usuarios contratan un nivel superior al de sus posibilidades. Por esta razón, para recortar en gastos lo ideal sería realizar una revisión y comprobar si en realidad se ajusta a las necesidades y exigencias de la vivienda.

No es lo mismo la potencia eléctrica en una empresa que en un domicilio particular, ya que las funciones que cumplen no abarcan los mismos parámetros. Por su parte, esta medida puede reducir hasta 60 euros mensuales.

  • Adapta la tarifa de Internet al uso que se le otorga

En ocasiones, los usuarios también realizan el mismo pensamiento que en anterior supuesto a la hora de contratar una tarifa concreta de Internet para la casa: mejor que sobre a que falte. No obstante, suele sobrar más de lo que se debería.

En este sentido, para saber si la prestación es la más adecuada, se recomienda realizar un test de velocidad, como el que se indica en este enlace. Este aparato realiza un seguimiento de la conexión con el objetivo de conocer si la tarifa de Internet contratada genera más beneficios que pérdidas, es decir, resulta rentable para la casa.

En caso contrario, lo más apropiado para disponer de ofertas que se amolden por completo al hogar corresponde a la búsqueda de comparadores. Existen muchas páginas web que realizan simulaciones en las que, a partir de una serie de preguntas relacionadas con la cantidad de gigas deseados o el precio dispuesto a pagar por el usuario, sacan una lista con las mejores ofertas y prestaciones.

Comparte este aryiculo

Share on facebook
Compartir en Facebook
Share on twitter
Compartir en Twitter
Share on linkedin
Compartir en Linkdin
Share on google
Compartir en Goggle+

Deja un Comentario

Scroll Up